viernes, 2 de abril de 2010

RETROVISOR: Ivan Campo


Iván Campo… jugador seguramente inolvidable para el gran público, y cuya presencia en el Retrovisor del Mallorca resulta incuestionable. Guipuzcoano se formó en las categorías inferiores del Logroñés y el Valencia se fijó en él, aunque no llegó a tener éxito nunca con el equipo che. Se buscó la suerte en cesiones, primero en el Alavés y luego, en el Mallorca recién ascendido en aquella curiosa operación que dio de golpe con 6 jugadores del Valencia en Palma.

Esa campaña 1997-98 Iván Campo fue una de las sensaciones de la liga. El Mallorca se mostraba hiperseguro atrás, y los dos centrales, un asturiano venido de segunda, Marcelino y un guipuzcoano cedido por el Valencia empezaron a llamar la atención. Los 23 años que contaba le hacían una opción interesante, rápido, atento al corte, efectivo por arriba. Sus progresos no pasaron inadvertidos ni para el seleccionador nacional Javier Clemente ni para el Real Madrid. Aunque su traspaso ya era evidente, Iván Campo alcanzó la internacionalidad y fue convocado para el mundial de Francia 98 como jugador del Mallorca (tercera ocasión en aquel momento en que un jugador del Mallorca era llamado por España).

El Real Madrid lo incorporó ese verano, pero siempre ha sido un club que ha devorado centrales como no empezasen con buen pie e Iván Campo no se escapó de esa vorágine. Sus criticas y problemas fueron constantes, pese a que en el fondo acababa contando para los entrenadores. De hecho, fue titular en la Copa de Europa del año 2000 en la que el Real Madrid derrotaría al Valencia de Héctor Cuper, el entrenador que en sus propias palabras “el que más me ayudó a llegar a mi nivel más alto”. Con el Madrid, aunque con menos protagonismo también ganaría la liga de 2001 y la Champions 2002. Pero en el vestuario de Madrid también tuvo problemas evidentes. Algunos salieron a la luz pública como la pelea con Seedorf entrenando en Japón para la previa de la Champions, como otros que se alardearon después y que llevaron a darle de baja temporalmente alegando depresión. En su despedida del Real Madrid no hubo siquiera un simple adiós en su marcha.


Probó suerte en un destino nuevo, hoy habitual pero que por entonces era muy novedoso, abrirse camino en la Premier League y su destino fue el modesto Bolton. En su primer año recaló cedido, pero acabó estableciéndose durante seis campañas. Sam Allardyce, si entrenador le dio confianza y acabó convirtiéndose en uno de los líderes del equipo, adelantó su posición al centro del campo y se convirtió en un medio centro defensivo pero con capacidad de organización. El Bolton aguantó todos esos años en Premier League e incluso participó en competiciones europeas siendo la revelacion de la liga. Pese a que en ocasiones se rumoreó su retorno a España, este no llegó a producirse. Pese a que varios diarios que le habían defenestrado en su paso por el Madrid, se rindieron a la evidencia y le reconocieron los méritos labrados. En el Bolton, destino siempre caprichoso, se reencontró con Anelka, con el que coincidió en el Real Madrid y que también fue devorado por las exigencias del vestuario blanco (según el articulo de Joaquín Maroto, Iván fue el único que prestó algo de apoyo al delantero). Tras varios destinos, el francés también recondujo su carrera, incluso a un nivel bastante superior y ha regresado a la primera línea tanto de clubes como con la selección francesa.

En 2008, con 34 años, finalizó su contrato con el Bolton y los años empezaron a pasarle factura. Pese a que su buena labor era reconocida por la grada no fue renovado, y pese a disponer de varias ofertas, decidió permanecer en Inglaterra, y enrolarse en las filas del Ipswich Town, aunque ya con un protagonismo más reducido.

En diciembre pasado, con la carta de libertad en la mano sorprendió con una nueva aventura al enrolarse en las filas del AEK Larnaca de la segunda división chipriota. Los últimos coletazos de un jugador peculiar, que hubiera merecido mejor fortuna en el Madrid y que fue de los primeros en explorar la vía Premier, donde demostró un nivel destacado y que recuperó una figura bastante destrozada en España.

8 comentarios:

Agustin Peraita dijo...

Grande Ivan Campo.

Su comienzo con goles en propia incluidos fue surrealista. Después demostró toda su categoría. Uno más que se estropeó lléndose del Mallorca. Una pena.

Futbólogos.

futbollium dijo...

Me gustó que le fuera bien en la Premier , donde jugando de mediocentro se hizo un hueco en el Bolton . Pensé que terminaría su carrera regresando a España , y se oyó varias veces un fichaje por la Real , pero nunca se concretó .

Un saludo

walter_rel dijo...

Ivan Campo, un jugador que se gano el cariño del público, y como dice Agustin, jugadores que salen de Mallorca, acaban bajando su rendimiento, por que será?... jajajaja

Gran analisis que te he dedicado (publicidad gratis en mi blog jaja)

Saludos.

Gontxo dijo...

Gracias por los comentarios.

Ivan Campo no era malo, pero en el Bernabeu lo devoraron. Seguro que en otro equipo hubiera demostrado más su categoría. A mi me caía bien.

Además, que no lo he contado en la anecdota me lo encontré una vez en Madridy le dije que era del Mallorca y fue muy amable.

j dijo...

Absolutamente de acuerdo con el bloggero Walter.

Gontxo es muy grande... cuando me llamará Gontxo?

Le vi un día, nos pusimos como las Grecas, y no volví a saber de él. Ni siquiera me dijo que iba a comprar tabaco o algo así, una excusa clásica.

Jose dijo...

Tío, soy yo el del comentario anterior. No te creas que tienes admiradoras secretas, o que la liaste tan gorda que ni te acuerdas en la noche de Chueca. Llámame, crápula.

Gontxo dijo...

Compré tabaco (con los del Valladolid),... Jose..jorge (Lopez), pero me dijiste que te ibas con (Gonzalo) Colsa y Borja el de Valladolid. Y ante gente asi no podia competir... (recuerda que al padre de Borja le hicimos llorar ("esto es cierto"))

Lo sabes...

Y recuerdo mas Santander... hombre!

Miki dijo...

Gracias Gontxo por otro estupendo retrovisor. Sigue así.

Por aportar algo... creo q no has comentado el fenómeno de fans q fue Ivan Campo en Bolton, llegando la tienda del club a vender pelucas q la afición llevaba al campo.

Cristiano Ronaldo venderá muchas camisetas, pero no pelucas.

Iván Campo: un visionario del marketing deportivo.