lunes, 22 de noviembre de 2010

¡Somos el Mallorca Goyo! (Sevilla 1-2 Mallorca)

Pues sí, rencor, ganas, desprecio... todas rebosantes y culminadas en un magnifico cabezazo de Webó en el minuto 90. Hoy había muchas ganas de derrotar al Sevilla, y a Manzano. A ese entrenador que hemos soportado durante 5 años y que aún hoy quiere atribuirse méritos que no le corresponden. Ese mismo entrenador lastró al equipo con una mentalidad infame y perdedora. Su excusa era "somos el Mallorca". El año pasado en este mismo estadio regaló el partido porque "no era de nuestra liga", en la jornada 38 todos recordabamos sus palabras cuando el Mallorca se quedó a un miserable punto de la Liga de Campeones a costa del Sevilla. Ese mismo entrenador, hoy flamante técnico del todopoderoso Sevilla de Del Nido, despreció a la cantera durante 5 años. Nsue jugó 4 minutos en 2 partidos, Alberto 30, Enrich 13, Pina 8 minutos... algunos que hoy jugaban como Cendros, Pereira o Kevin, nada... y otros como Carmona (internacional sub 19) tuvieron que abandonar el Mallorca ante el desprecio del entrenador hacia ellos. Aunque eso sí, ya van varias veces este año que asegura que han llegado gracias a él. Podíamos seguir hablando de sus demandas hacia el club... pero ya es rizar demasiado y había suficiente leña en el fuego. En Sevilla daría igual pero en Mallorca había muchas ganas a Manzano. Así se presentaba el partido.

Laudrup no sorprendió, era la alineación esperada con el cambio de uno de esos despreciados, Cendrós en el lateral derecho. Doble pivote y un solo delantero luchador, Webó. Manzano, si cambió su forma de ser. Sacó un canterano (además mallorquín. Que curioso es el destino que saca canteranos mallorquines en Sevilla) Luna y sacó un once ofensivo con un doble pivote atacante y sentó a Caceres, que había jugado practicamente todo desde su llegada. Pero el Mallorca era el que había preparado el partido. Atacó por banda, presionó arriba y disfrutó de mejores ocasiones. Y el Mallorca fue acercándose a la portería de Palop con varias jugadas que les faltó un pelo a Webó y Pereira. En una incluso, un taconazo de Webó dejó solo al francés ante Palop. Manzano no debía verlo claro, mientras pensaba "Este conmigo no jugaría, además mi representante Quilón ya trajó a Callejón para este puesto" y así un buen amigo mio, me avisó por sms "Este le va a hacer un roto al canterano de Manzano". Así fue en el minuto 35, una buena jugada conducida por el Chori Castro dio un pase a la espalda de los defensas y Pereira con la izquierda fusiló a Palop. Era el justo premio al equipo que se había mostrado más incisivo. Aunque el Sevilla trató de rehacerse, así se llegó al descanso. El Mallorca empezaba a creerselo. Los canteranos, con uno de ellos como autor del tanto, empezaban a fraguar su revancha.

Y en la segunda parte, Gregorio Manzano volvió a alterarse. Hizo cosas que no había hecho en 5 años (si le hubieran puesto una careta pensaría que era otro entrenador). Dos cambios en el descanso y sacando un tercer delantero (ya le costaba jugar con dos...). Pero así de valiente se mostró el Tito Goyo, que para él también era más que un partido. Negredo, Luis Fabiano y Kanouté, más el cambio de Konko que se puso de extremo. El Mallorca se limitó a defender, que ciertamente el equipo lo hace bien, y sino detrás tiene una garantía llamada Dudu Aouate.El Sevilla lo intentó. Colgó balones, entró por banda causando problemas a Cendrós y a Ayoze. pero Ramis se encontraba soberbio (como la jornada anterior frente al Depor). Pero las cosas se fueron complicando. Un choque en el hombro de la primera parte le hizo pedir el cambio y salió Ruben. Ramis estaba cuajando un partidazo y Ruben salía frío a luchar contra tres puntas. Luego, profundizamos, pero no se notó, Rubén también jugó muy bien. Gran mérito del Mallorca es que tuvo muy claro que hacer. Sabía que la iniciativa correspondía al Sevilla, pero había despoblado su centro del campo y sus defensas se liaban al sacar la pelota. Un Webó de excepcional trabajo iniciaba una presión a la que se sumaban los extremos, De Guzman y Martí. El Sevilla se encontraba con muchisimos problemas para elaborar. Y si el balón salía, Ramis o Ruben entraban al choque de cabeza mientras el otro central, los laterales y Joao Victor guardaban las espaldas (buen partido del brasileño al que dí bastante caña la semana anterior). No encontraba camino el Sevilla, Konko no se adueñaba de su banda y Perotti, que ciertamente se iba de todos se iba quedando sin gasolina según pasaba el tiempo.

Los minutos pasaban, con cuentagotas pero avanzaban. Entró Nsue por Pereira, que ya esta semana recordó que Manzano no debe atribuirse ningún mérito respecto a los canteranos y oxigenó un poco más al equipo. El Sevilla, aunque a la desesperada seguía atacando sin éxito. Negredo llegaba al área y se dejaba caer constantemente, Luis Fabiano aportó mordiente. Suyo fue un cabezazo en el 86 que se fue fuera tras rozar el poste, hasta que dos minutos después lograría el empate. Martí se entretuvo con el balón al borde del área, se lo robó Kanouté y tras varias combinaciones de un metro Luis Fabiano encaró solo a Aouate y le batió sin que nada pudiera hacer el porterazo. Hubo momentos de rabia. Es incomprensible que Martí cometa estos errores y más que destrozaban un muy buen partido que había hecho. Manzano volvía a sonreir y el Mallorca dejaba escapar dos puntos que tenía en el bote...

...pero el partido no había acabado. El equipo, supongo que sin mucha fe, sacó de centro, movió la pelota y Nsue provocó una falta en el lateral del centro del campo. Se incorporaron los jugadores, De Guzman se la preparó y colgó el balón. Y como frente al Levante hacia unas jornadas, Webó saltó y empaló de cabeza de manera incontestable. Su defensor, Alexis, representado por Quilón (ese hombre que tanto daño ha hecho al Mallorca) se quedó paseando, levantó la mano quizá para pedir fuera de juego quizá para decir "Es mio, es mio". En ese momento todos nos volvimos locos. Posiblemente no celebrabamos tanto un gol desde la jornada 38 de la pasada liga. Era el justo premio al equipo que había ido ganando todo el partido. Era el regusto que proporciona a los canteranos derrotar al hombre que los ninguneó. Así ganar, vale más de tres puntos. Porque ¿que queremos? Somos el Mallorca. Y no diremos que está no es nuestra liga.

PD Hoy he disfrutado de la victoria con Xesc, autor del blog, SoydelMallorca que andaba por Madrid. Ni que decir tiene que ha traído suerte.

6 comentarios:

Andrés dijo...

ahhhh!! si habrás disfrutado vos mas que nadie de esta victoria contra Manzano jajajajaja

bien por Webó!!! que lindo que es ganar en el último minto...

Gontxo dijo...

Pues si Andrés un partido con mucha carga y con un final apoteosico. Es precioso ganar así y pasar en apenas un minuto de un tremendo cabreo a una alegría increible. Lo pudiste ver en Argentina? Espero que sí, poque mereció la pena.

Un saludo

Aleman Martin dijo...

"el Sevilla no es nuestra liga", gracias por estas palabras gontxo.

Increible victoria. Una de los mas bonitas de mi vida.

Andres dijo...

Si, lo pude ver por internet (no lo televisaban). A veces viajo y no hay forma de ver los partidos, pero ayer pude... y valió la pena!

Gontxo dijo...

Ayer fue grandioso. Partido memorable.

Xesc dijo...

Gran victoria y Buena compañía.
Buena compañía y Gran victoria.

Tanto monta, monta tanto.

P.D.: Agradecer a Gontxo y compañia todas sus atenciones y su disposición.