lunes, 9 de marzo de 2009

Reflexiones de Tristán


Hace un par de meses, elogiabamos a Farinós por una entrevista que concedió a EL PAÍS en la que reflexionaba sobre el fútbol, y se arrepentía de los excesos cometidos, de su época de crack y la vida que llevó a cabo. Ahora regresaba a la humildad y al trabajo liderando a un Hercules, en puestos de ascenso, consciente y critico con su soberbia anterior..

Eso mismo habría que hacer con otro grandisimo jugador que se inició en el Mallorca, y que no deja indiferente a nadie, Diego Tristán. En la entrevista que hizo el domingo para el diario As, también parece haber recapacitado. Reconoce sus errores y se arrepiente de ellos, y asegura haber recuperado una ilusión por el fútbol que había desaparecido.

Para mi Diego Tristán ha sido uno de los jugadores con más calidad que he visto, pero su mala cabeza le hizo perderse cuando hubiera podido ser un grande. Hace poco repasabamos un video de sus mejores goles, las maravillas que hacía, sus grandes noches en España y en Europa, y el triste final que le hizo salir mal del Depor, recalar en el Mallorca donde no consiguió ponerse en forma y acabó cuasiapartado sin contar para Manzano en toda la segunda vuelta, a fichar por el Livorno y terminar la temporada como colista. Ahora, cumple nuevo destino, en el West Ham inglés, entrenado por el italiano Zola. Aunque no le quedan muchos coletazos, yo espero que al menos pueda terminar dignamente jugando al fútbol, volviendo a protagonizar algún gol maravilloso que nos recuerde lo bueno que era Tristán.

6 comentarios:

No, gracia a vo´ dijo...

Gran jugador Tristán! Es increible lo que juega la cabeza en el fútbol!

Saludos,

Migue

Gontxo dijo...

Pues si, muy bueno. Una lastima.

Setp dijo...

Hola Gontxo, estoy en clase haciendo lo que no debo, jajaja, pero me encantó el artículo y asi te lo hago saber, ahora echame una bronca por estar al PC y no a lo que tengo que estar, UN ABRAZO

Anónimo dijo...

gran jugador diego, muy habil, creativo

Anónimo dijo...

Preguntar en Coruña, las fiestas que se pegaba, invitando a copas a todos los de la discoteca subido a una tribuna. El camarero se le acercaba a servirle la copa y hasta que el no decia que parase, seguia sirviendo, imaginaos los cubatas que se metia

Gontxo dijo...

Bueno, era generoso por tanto, jeje.

Setp, yo no te voy a echar la bornca si en clase aprovechas para meterte en mi blog, jaja.